viernes, 15 de agosto de 2008

Enrique Gómez-Correa



En un día como hoy, 15 de Agosto del año de 1915 nacía en la ciudad de Talca en Chile, una de las figuras más señeras de la poesía surrealista, tanto de la escena literaria nacional como a nivel global. Este gran poeta del siglo XX podría mencionarse como una de las piezas fundamentales del surrealismo chileno, pues junto a Braulio Arenas y Teofilo Cid, forman en el año de 1938 la revista “La Mandrágora” que sería la publicación más prolongada en el tiempo dentro del surrealismo latinoamericano, en el siglo pasado y que sería un referente obligado para las nuevas generaciones de surrealistas en nuestro país.
Esta experiencia dentro de “La Mandrágora” quizás no hubiese sido posible, pero el destino quiso que estos amigos se conocieran mientras estudiaban el Liceo de Talca, donde se forjó esta amistad, que luego se trasladaría a Santiago, cuando decidieron emigrar a la capital.
No obstante antes de La Mandrágora” ellos participaron previamente en otras publicaciones, ya sea con Vicente Huidobro en la revista “Total” de 1936, como fue el caso de Enrique Gómez-Correa.
Hablar de Gómez-Correa, es hablar de la vanguardia en la poesía, y su definición estética sería la búsqueda permanente, de elementos dentro de esta para nutrirla de mejor manera de aquello que solo proviene del inconciente, atreviéndose en cada intento y con mayor fuerza a transgredir los límites de la realidad, el amor, la sociedad, lo que yo denomino como la poética del viajero onírico. Es entonces este poeta uno de los puntos más altos de nuestra poesía. Y un ejemplo de consecuencia, en su devenir como persona y militante surrealista.

En los años siguientes se alejaría de Teofilo Cid, los amigos se distanciarían, entonces se publica el “AGC de La Mandrágora” sin la presencia de Cid en ella. Ver entonces: http://www.letras.s5.com/ba260405.htm
Sus publicaciones variadas y profusas, dan cuenta de su inagotable veta, solo el periodo negro de la dictadura no conoce en plenitud de sus publicaciones pero al final de este, vuelve a publicar, lo que se mantiene de manera sostenida hasta el momento de su muerte en el año 1995, publicando incluso su obra de manera póstuma "Las cosas al parecer perdidas" (Poemas). Universidad de Valparaiso-Editorial. Valparaiso, Chile 1996
Al margen de su notable trabajo poético, cabe mencionar su prodigioso ensayo que primeramente fue su tesis para su titulación de la carrera de derecho, “Sociología de la locura” Obra que se ve editada a manera de libro, inserta dentro de su antología titulada “Poesía explosiva” del año 1973.
Ese mismo año se desempeñaba como Cónsul en Tegucigalpa en Honduras, momento cuando su carrera diplomática cesó, tras los acontecimientos de aquel funesto 11 de Septiembre. Pero sin embargo el surrealista y el poeta siguieron con vida, y pese a los intentos de la oficialidad de aquella época, el surrealismo palpitaba bajo el manto negro que pretendía ocultarlo de las miradas.
Pero Gómez-Correa ya era parte fundamental del surrealismo, del arte, de la vanguardia, pues él ya pertenecía al mundo, y el mundo le pertenecía a partir de la palabra y el verso. Lo estimó así en su prefacio al libro “Poesía explosiva” el estudioso del surrealismo Stefan Baciu pues dice “Los ojos del poeta chileno estaban abiertos con curiosidad y pavor”
Estando en París con Guy Flandre, este notable hombre, me hacía mención acerca de su infinito conocimiento de Gómez-Correa, su amistad, su propia definición, como el poeta más lúcido del surrealismo, una suerte de nauta conciente del inconciente, el poder y la resonancia de sus poemas, y su incansable labor en favor de la poesía.
Entonces el poeta fue profeta en su tierra, y fuera de ella, gran amigo de Bretón, de René Magritte, de Jacques Herold, Enrico Donatti, Toyen, etc, vivió y fue el surrealismo en los años en que dos eran los centros más importantes y gravitantes de este gran movimiento, Francia y Chile, pues en este pequeño país al sur del mundo, el surrealismo no ha tenido igual en otra vertiente artística, tanto así que transcurrido el tiempo, la actividad surrealista es mas intensa que hace 70 años. Entonces las palabras de Jean Benoit, cobran sentido, “Los chilenos son los seres más locos del mundo, los chilenos son el surrealismo”.

Sus principales obras literarias son: “Las Hijuelas de la Memoria” (1940), “Cataclismo en los Ojos” (1942), “Sociología de la Locura” (1942), “Mandrágora siglo XX” (1945), “El espectro de René Magrité” (1948), “Carta elegía a Jorge Cáceres” (1949), “La Violencia” (1955), “El AGC de l a Mandrágora” (1957), “El calor Animal” (1973), “Zonas Eróticas” (1973), “Oasis” (1975), “Homenaje a Mayo” (1980), “La Real Pareja” (1985), “Frágil Memoria” (1986), “Los Pordioseros (1987), “El Peso de los Años” (1987), “El Arbol del Pensamiento” (1987), y “Mano Enguantada” (1987). Ciertamente una obra muy extensa, variada y de gran alcance teórico.

Entonces dejemos que hable Enrique Gómez-Correa:
III

Es que de tanto amar lo desconocido
Termina uno por disolverse en sus líquidos de colores palpitantes
Se sabe que un abismo corresponde a un cielo
El guante vacío a la mano más inaudita
La palabra nunca pronunciada al labio más ardiente.
Nos lamentamos en la noche
Cuando el sueño empieza a despojarnos de nuestras ligaduras
Cuando la hoja se separa del árbol como el color de las plumas de un pájaro
Cuando el ojo embriagado por el espacio
Emprende el viaje al país del olvido.
Yo me inclinaré ante este deseo
Que hoy oprime las capas profundas de mi corazón
Que ha sabido trastornarme a la hora en que el sol profanaba el misterio de los objetos
Para que yo pudiese despistarme
Y abandonar el alma al pavoroso designio.
Quien se haya bañado alguna vez en estas aguas negras de la soledad
Quien haya sentido el terror que nos infunde la caída total de los astros
El corazón que sangra en el silencio y la inocencia del niño que acaba de ser seducido por el bosque
Por la ola más resplandeciente que un deseo
Por el insomnio que nos desgarra la piel y el rostro
Por el amor que pudo haber sido su amor. y que él abandonó instigado por la maldición
Ese
Ese sólo será capaz de soportar los oleajes quemantes de lo desconocido.
Sin embargo
Yo debo contar con el amor con ese amor que se hace carne
Ágata que yo lanzo al mar a la sinrazón
Para confundirme con eso que es lo desconocido
Con lo que fui y lo que será
Con lo que a sabiendas nos oprime la garganta
Con lo que somos y lo que soy
Hermético.

De Lo desconocido liberado, 1949

4 comentarios:

La Palo-ma dijo...

Cuando la hoja se separa del árbol como el color de las plumas de un pájaro


Ooops. Bellísimo.


Saluti


(p+)

yasta dijo...

Que surrealismo, cual surrealismo , vuelas, solo con la mente y ?
que mas? quiero verte volando 5 metros sobre mi, con alas de aguila...

podrás surrealista?

Enrique de Santiago dijo...

Si Paloma, Gómez-Correa es notable en todas sus formas, te lo recomiendo

Yasta: Es posible, ya que la vida es una ilusión, y la realidad es el sueño.En todo caso lo que se trata de probar acá, es lo sublime del poeta.

GLORIA PAILLAS dijo...

Muy bello homenaje....y esa poesía perfecta que fluye al correr de la pluma.

Felicitaciones por este nuevo sitio,toda la suerte del mundo, a todos, porque soñando todo es posible.

Continuarán rondando en mi memoria parte de los versos elegidos :
"Quien se haya bañado alguna vez en estas aguas negras de la soledad
Quien haya sentido el terror que nos infunde la caída total de los astros....
Ese sólo será capaz de soportar los oleajes quemantes de lo desconocido"...

BELLISIMO!!!!!